El maestro y la princesa.


En un reino lejano, nació una niña muy especial, era la tercera hija del rey, como princesa tenía la vida resuelta pero era tan distinta a los demás y a no ser la hereda directa al trono su padre pensó que lo más adecuado para ella era un formación distinta a la de sus dos hermanas.

Para eso contacto con el maestro más sabio de su reino que vivía aislado en las montañas del norte junto a un grupo de discípulos. Pero el maestro no acepto ser el tutor de la princesa, pensaba que no era algo digno de él ser el maestro de un niña consentida.img086

El rey insistió al sabio durante meses, la situación comenzó a ponerse tensa. Los discípulos del maestro que eran más prácticos que su maestro empezaron a preocuparse, no era algo muy inteligente enfadar al monarca del reino.

De entre todos los discípulos había uno especialmente astuto y le comento al maestro que le contestara al rey que efectivamente aceptaría a la princesa como su alumna siempre y cuando superara la prueba de acceso como hacia a todos los demás discípulos.

Evidentemente era una mentira, el maestro nunca hizo una prueba a ningún discípulo pero si era para quitarse de encima a la niña y tener contento a su majestad, muy a su pesar accedió en participar en la comedia.

Llego el día de la prueba, ante la presencia del sabio llego una niña de apenas seis años de edad y de una hermosa melena rubia y ojos azules claros.img087

El sabio estaba sentado y le indico a la pequeña que se sentara justo en frente suya. La pequeña obedeció al instante.

Se quedaron un momento en silencio, le mostro a la pequeña 3 objetos que había en tres bandejas situadas entre los dos, era un trono, una espada y una moneda de oro. Cuando la princesa había visto los tres objetos fue cuando el sabio le hablo.

– Dime pequeña que es lo más importante en la vida, el trono que representa el poder, la espada que representa la fuerza o el oro que representa las riquezas. Escoge la respuesta correcta.

img088

La pequeña miro al sabio a los ojos y sonrió, se levanto dejando sorprendido al sabio puesto que ignoro totalmente los objetos, fue a mirar entre las hierbas que crecían detrás de un árbol, al cabo de unos minutos se acerco al sabio y le entrego un brizna de hierba.img089

El sabio sorprendido examino la hierba, era pequeña ínfima y además estaba seca en el borde superior, nadie nunca se habría fijado en esa hierba, nadie salvo la princesa.DIBUJO2

– Lo más importante en la vida está en las cosas más insignificantes maestro.

El sabio se quedo observando la hierba medio seca. Luego se levanto e invito a la princesa a comer algo de fruta.

A la semana siguiente llego una carta dirigida a su majestad, era del sabio, solo ponía una frase que dejo al rey asombrado y feliz.

“Majestad será un gran honor que su hija me enseñe a mí.”img090

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s